Trucos para conservar alimentos

Trucos para conservar alimentos

Hay ciertos alimentos que no es habitual congelar para prolongar su fecha de caducidad, para alargar su vida y no desperdiciar ninguno de ellos, os facilitamos unos pequeños trucos que podrán ayudar para conservarlos por más tiempo, tanto en el interior como exterior del frigorífico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Plátanos

Si queremos evitar que los plátanos se ennegrezcan rápidamente, podemos utilizar un truco para su conservación, consiste en envolverlos en papel de periódico y situarlos en la parte baja de la nevera (cajones), de esta forma evitaremos que aparezcan las motas negras y se ablanden tan rápidamente.

 

Manzanas

Las manzanas suelen aguantar mucho tiempo intactas, incluso a temperatura ambiente, pero si aún así queremos conservarlas por más tiempo en perfectas condiciones podemos hacerlo de la siguiente manera. Con un trapo de algodón, lo impregnamos con aceite de oliva y lo pasamos por todo el contorno de la manzana, quedando una fina capa de aceite en toda ella, de esta forma se conservará en perfecto estado por más tiempo.

 

Tomates

Cuando colocamos los tomates en la nevera suelen perder parte de su sabor, si queremos que se mantenga intacto tendremos que conservarlo fuera de ella, pero su durabilidad se acorta. Para evitar su deterioro os proponemos que los situéis fuera de la nevera en posición boca abajo, de manera que no quede expuesta la parte del tomate por donde se arranca de la mata (su durabilidad será de unos 7 días aprox.), pero si queremos conservarlos un poco más podemos colocar una tira de celofán en esa misma parte del tomate y alargaremos algo más su conservación sin pérdida alguna de su sabor.

 

Lechugas

A pesar de guardarlas en el frigorífico, normalmente las hojas externas de la lechuga tienden a ponerse negras rápidamente por efecto de la humedad, para evitarlo podemos cortar la lechuga e introducirla en una bolsa, conseguiremos conservar su frescura. Es muy importante que esta bolsa esté bien cerrada y de esta manera se conservará perfectamente durante mucho más tiempo.

 

Quesos

Los quesos se conservan mejor preferiblemente fuera del frigorífico y del contacto de la luz del sol, pero aún así la misma humedad del ambiente puede ayudar a enmohecer el queso, por lo que este truco puede ayudar para que esto no ocurra. Es tan sencillo como introducir en la quesera, ya sea de cristal o plástico, un pequeño recipiente que contenga sal, la cual absorberá toda la humedad que desprenda el queso y evitará que se forme el moho.

 

 

Queso rayado

Normalmente cuando abrimos una bolsa de queso rallado o utilizamos un queso que rayamos nosotros mismos y nos sobra algo, si no lo hemos cerrado correctamente cuando volvemos a cogerlo ya tiene moho y hay que tirarlo. Podemos evitarlo utilizando un paño humedecido con agua salada, colocamos ahí el sobrante de queso, envolvemos y guardamos en la nevera, así evitaremos que se enmohezca.

 

Embutidos

 Cuando tenemos alguna barra de embutido (chorizo, lomo, etc.) ya cortada, la parte que no tiene piel se endurece enseguida, para evitarlo podemos utilizar un trozo de papel de aluminio y echamos un poco de sal gorda, la parte abierta del embutido la colocamos sobre la sal y envolvemos alrededor de la pieza el papel de aluminio, de esta forma evitaremos que se ponga dura toda esa zona.

 

Esperamos que alguno de estros trucos os sean de utilidad y animaros que si tenéis algún otro que sea interesante, lo compartáis con nosotros.

Comentarios (1)

  • Marga
    Buenos trucos
    Marga 15 de Junio del 2015

    Un par de ellos ya los conocía y son efectivos, probaré el resto.

Deja un comentario

Nombre*
Email*
Título*

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son obligatorios.

Comentario*