Patatas Bravas

Patatas Bravas

Patatas Bravas

Es un aperitivo de los más clásicos. Hay muchas recetas de patatas bravas, que varían fundamentalmente en los ingredientes utilizados. La salsa auténtica de las bravas no es una salsa picante de tomate, sino una salsa o crema velouté, hecha sin tomate.

En esta receta, lo fundamental es la salsa, con la que cubriremos parcialmente las patatas fritas. La salsa es picante, pero no picante en exceso, sino con un picante agradable y sabroso, que podéis aumentar o disminuir a vuestro gusto añadiendo más pimentón picante o una guindilla de cayena si queréis que vuestras bravas sean más potentes.

Ingredientes para 3 personas

  • 3 patatas medianas, 3 cucharadas soperas de salsa brava, aceite de oliva virgen extra, sal y un poco de perejil para decorar
  • Para la salsa brava: 1/2 cebolla, 1/2 cucharada sopera de pimentón dulce, una cucharada sopera de pimentón picante, 2 cucharadas soperas de harina y 500 ml de caldo de pollo

 

Preparación de la Salsa

Para hacer la salsa, comenzamos picando la cebolla muy fina y pochándola en una sartén amplia con 4 cucharadas de aceite de oliva. Dejamos que la cebolla se vaya haciendo a fuego muy lento y antes de que tome color, añadimos el pimentón dulce y el pimentón picante, mezclando bien.

Incorporamos la harina, la cocinamos un minuto o dos y cuando se ligue con el aceite, añadimos el caldo de pollo poco a poco como cuando se hace una velouté (muy parecido a la bechamel, en la que en lugar de leche utilizamos caldo). Cocinamos durante diez minutos para que el pimentón y la harina no queden crudos. Finalmente, trituramos la salsa con una batidora y podemos pasarlo por un colador fino.

Preparación de las patatas

Las pelamos bien y las cortamos en trozos irregulares de un tamaño apropiado para un bocado. Ponemos a calentar el aceite de oliva y las freímos a fuego medio durante unos minutos y posteriormente a fuego fuerte otros 3 minutos para que doren un poquito exteriormente. Hay quien las prefiere cocer dos o tres minutos antes de freírlas pero no es necesario, si se utiliza esta opción hay que dejarlas escurrir muy bien y que estén secas antes de freírlas.

Escurrimos bien las patatas dejándolas sobre un papel absorbente de cocina y las cubrimos sin excedernos con 3 cucharadas soperas de salsa brava. Las espolvoreamos con una pizca de perejil picado y las servimos muy calientes.

 

 

Comentarios (0)

Deja un comentario

Nombre*
Email*
Título*

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son obligatorios.

Comentario*